TENER AMIGOS Y VIDA SOCIAL ALARGA LA VIDA

En estudios realizados por la doctora. Holt-Lunstad y su equipo de investigación, sobre el riesgo de muerte en más de 300.000 personas y su vida social, las conclusiones fueron sorprendentes, ya que descubrieron indicios de que aquellos que tenían más contactos sociales tenían menos predisposición a sufrir enfermedades graves.

Estudios similares se han llevado a cabo en varios países como Estados Unidos, Suecia, Noruega y Japón.

Todos muestran resultados en los que a la vida en comunidad teniendo un circulo social, contribuye al mejoramiento de la calidad de vida impactando positivamente en factores tanto físicos como emocionales.

Los resultados obtenidos por Holt- Lunstad muestran que tener amigos puede prevenir la obesidad y no tenerlos podría ser como fumar 15 cigarrillos por día.

Aquellas personas que poseen un buen círculo de amistades tienen una probabilidad del 50% de ser más longevas que las personas con un circulo social reducido.

La soledad por un tiempo prolongado puede ser tan perjudicial para la salud como el tabaquismo y está por encima de factores de riesgo como el sobrepeso y la falta de actividad física, independientemente de la edad, género y nivel socioeconómico.

Además, de confirmar como el relacionarse con otras personas nos puede ayudar a tener mejor nivel de salud, a manejar procesos psicológicos como la ansiedad, la depresión y hasta el estrés.

En la Universidad de Yale también investigaron cómo los lazos de amistad aceleran las recuperaciones de las enfermedades. De 194 personas que pasaron por infartos cardíacos, los pacientes que tenían apoyo social y emocional, tenían tres veces más probabilidades de sobrevivencia a los seis meses que aquellos pacientes que estaban aislados.

Mientras que estudios en Suecia a personas mayores de 75 años, determinaron que las personas que tenían más contactos sociales satisfactorios tenían un 40% menos riesgo de sufrir demencia senil.

Incluso, las personas más sociables y que se sienten contenidas en un círculo social, están menos expuestas a sufrir depresión, ansiedad y otras patologías psíquicas.

Sin dudarlo, las buenas amistades nos ayudan a vivir mejor. estos son algunos datos sorprendentes que arrojaron estos estudios sobre la socialización:

La falta de relaciones sociales equivale a fumar más de 15 cigarrillos o a tomar seis vasos de bebidas alcohólicas por día.

La falta de relaciones sociales equivale a fumar más de 15 cigarrillos o a tomar seis vasos de bebidas alcohólicas por día.

Además, nos ayudan a evitar la obesidad porque, según un estudio publicado en Annals of Behavioral Medicine, “la socialización actúa como sustituto de la comida” y evita el abuso de alimentos que potencian el sobrepeso.

Un grupo de científicos australianos determinaron que tener un amplio círculo de amigos reduce el riesgo de fallecer un 22%. “Estar conectados con otros es esencial para vivir más años”.

¡Actúan como analgésicos! Según un estudio publicado en la revista Psychosomatic Medicine, la percepción del dolor se reduce cuando una persona a la que consideramos cercana está físicamente presente. Por lo tanto, es mejor ponerse una inyección o curarse una herida delante de un amigo.

Usando resonancia magnética funcional, expertos de la Universidad de Chicago demostraron que tener amigos modifica el funcionamiento del cerebro positivamente, más específicamente de la región del estriado ventral, que está asociada a las recompensas. ¡Es decir, nos modifican el cerebro!

Para concluir en Casa Nua nos especializamos en crear lazos con las personas y en estimular la salud, la mente y la parte física mediante la compañía y el calor de nuestra comunidad.

Leave A Comment